miércoles, 18 de febrero de 2009

No hables con la boca llena - José Eduardo González

Conteniendo como puedo la maza de comida alojada en mi boca, me dispongo a hablar, pero tía Berta se anticipa y me dice: "No hables con la boca llena". Presuroso, intento tragar lo más rápido posible, pero tía, que no pierde ocasión de instruirme, me dice, severa: "No hay que masticar rápido, sino bien". Escondiendo a un lado de la boca la comida aún no tragada, voy a hablarle, pero ella lo advierte, y vuelve a reprenderme: "No hables con la boca llena".
Ya está. Mi boca se encuentra vacía; nada me impide dirigirle la palabra, pero tía, a quien nunca le faltan argumentos, me indica: "Respira bien antes de hablar, si no, tu cuerpo se llenará de gases". Siguiendo sus instrucciones, cierro la boca y aspiro por la nariz. "Ahora puedes hablar", me dice tía Berta, cuya vestimenta oscura se recorta contra el fondo luminoso de la ventana. Pero es tarde, porque un león, que escapó esta mañana del zoológico, la devora ya con fruición, emitiendo cada tanto algún rugido, sin preocuparse por las reglas de comportamiento en la mesa, ni por los beneficios de respirar correctamente.

 José Eduardo González nació en San Juan en 1948.
Es Ingeniero Químico y docente universitario.
Ha escrito cuentos y obras para teatro.
Recibió varias distinciones y ha publicado sus cuentos en diarios y revistas del país.
Este cuento fue tomado del libro San Juan. Antología de narradores y poetas, recopilados por Nélida Ballo, Ediciones Desde la gente, IMFC, Buenos Aires, 2000).

2 comentarios:

MONA dijo...

Hermoso cuento! ¿no publicás más? Busco algo interesante porque soy voluntaria para contar cuentos a niños, jóvenes y adultos.
Te saludo

la lectora dijo...

hola nose si sabes cual es la biografia de jose eduardo gonzalez